lunes, 6 de abril de 2020

COVID 19- Pronunciamientos: PPII, ONU, OEA




ONU: LOS ESTADOS DEBE INFORMAR, PROTEGER, Y PRIORIZAR A LOS PUEBLOS INDÍGENAS DURANTE LA PANDEMIA

Publicado el 6 abril, 2020 por observatorioregionalpueblosindigenas

La presidenta del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, Anne Nuorgam (Parlamento Pueblo Sami – Filandia), expreso a través de un mensaje que se titula “…asegurar que los pueblos indigenas estén informados, protegidos y sean priorizados durante la pandemia mundial del covid-19”.

Anne Nuorgam, presidenta del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas

La titular del Foro expresa, que los pueblos indígenas, “tienen casi tres veces más probabilidades de vivir en la pobreza extrema, y por lo tanto ser más propensas a las enfermedades infecciosas. 

Muchas comunidades indígenas ya sufren de malnutrición y de condiciones inmunosupresoras, lo que puede aumentar la susceptibilidad a las enfermedades infecciosas.”


Anne Nuorgam, acerca del virus COVID-19, expresa que los Estados deben a proveer de la “información en lenguas indígenas es importante para garantizar su accesibilidad y seguimiento.”

También afirma que, “los ancianos indígenas son una prioridad para nuestras comunidades como guardianes de la historia, las tradiciones y culturas.” Por ende los Estados deben “garanticen que los pueblos indígenas en aislamiento voluntario y en contacto inicial ejerzan su derecho a la libre determinación y que se respete su decisión de estar aislados… impedir que personas ajenas entren en sus territorios.

Expresa que el “Foro Permanente está comprometido y trabajará a futuro para garantizar que los pueblos indígenas participen y sean incluidos en las medidas relacionadas con la salud pública. Instamos a los Estados Miembros y a la comunidad internacional a que incluyan las necesidades y prioridades específicas de los pueblos indígenas para abordar el brote global del Covid-19.”

Por último, que “los pueblos indígenas pueden contribuir a buscar soluciones. Sus buenas prácticas de curación y conocimiento tradicional, como el cercamiento de sus comunidades para prevenir la propagación de enfermedades y el aislamiento voluntario, se observan con atención en todo el mundo hoy en día.”

https://www.un.org/development/desa/indigenous-peoples-es/wp-content/uploads/sites/34/2020/04/UNPFII-Chair-statement_COVID19_ESP.pdf

________________________________



#AbyaYala- Comunicado de Prensa OEA

Comunicado de la Secretaría General de la OEA sobre situación de la población indígena durante la crisis del COVID-19

3 de abril de 2020

La Secretaría General de la OEA llama a los Estados Miembros a tener especial atención con sus poblaciones indígenas durante la crisis sanitaria producida por el COVID-19.

Considerando la doble situación de vulnerabilidad que sufren las comunidades indígenas por su marginación histórica más el aislamiento geográfico, urgimos a las autoridades locales, regionales y nacionales de cada Estado Miembro a que trabajen de manera coordinada con protocolos específicos que apunten a resguardar la salud y bienestar de su población indígena desde un enfoque intercultural, como se contempla en la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas, aprobada en 2007, y la Declaración Americana de los Derechos de los Pueblos Indígenas de la Organización de los Estados Americanos, aprobada en 2016.

Asimismo, la Secretaría General exhorta a los Estados Miembros a que generen programas y políticas específicas para el sostenimiento de las economías de las comunidades indígenas, con el objetivo de mitigar las secuelas sociales y económicas derivadas de la pandemia.

Finalmente, la Secretaría General invita a los Estados Miembros y la comunidad internacional a mantener, en esta crisis global, el mismo espíritu de unidad, solidaridad y reciprocidad que ha sido la base histórica de los pueblos indígenas.

Referencia: C-029/20
https://www.oas.org/es/centro_noticias/comunicado_prensa.asp?sCodigo=C-029%2F20&fbclid=IwAR0xk0F1sArqv3uwZ2pbyJCngriBNHWYaVyMxbiPuT3fDgQFn0AzstfKgMI

_______________________________________


#AbyaYala- LLAMAMIENTO DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS, AFRODESCENDIENTES Y LAS ORGANIZACIONES POPULARES DE AMÉRICA LATINA.

1 abril, 2020-CONAIE

Llamamiento de los pueblos originarios, afrodescendientes y las organizaciones populares de América Latina.

La crisis que globalmente ha provocado el COVID-19 nos presenta una encrucijada a los pueblos de Abya Yala – América Latina. Las organizaciones populares somos la primera línea de resistencia frente a las peores expresiones del sistema en descomposición:

Estamos atravesando una crisis integral que amenaza la vida en todas sus formas. El COVID-19 se transformó en pandemia en un momento de agudización de la crisis capitalista y de reiterados intentos desde el poder económico de que la clase trabajadora cargue a sus espaldas con la recomposición de la tasa decreciente de ganancia empresarial; que confluye con el debilitamiento de los sistemas de salud, el deterioro de las condiciones de vida y el despojo de lo público como resultado del giro neoliberal. La asfixia a la que nos someten la deuda externa, los organismos internacionales y el agobio permanente del imperialismo contra nuestra soberanía le dan forma a un escenario que anticipa las graves consecuencias.

En una América donde nos negamos a aceptar los ajustes estructurales y el desembarco de nuevas políticas imperialistas, y donde nuestros pueblos han encarnado importantes levantamientos populares en los últimos meses, la pandemia se ha convertido en una excusa para legitimar la presencia de las fuerzas armadas en nuestros territorios e implementar medidas de ajuste y el deterioro de las condiciones de existencia de la clase trabajadora. Asimismo, esta crisis puso de manifiesto nuevamente la brutalidad de la violencia patriarcal sobre las mujeres y disidencias sexuales, así como la exclusión histórica de los pueblos indígenas y afrodescendientes expuestos a enfrentar la pandemia en condiciones de vulnerabilidad extremas.

Como es la mejor tradición de nuestra gente, somos las organizaciones del pueblo, obreras, campesinas, de pueblos originarios, feministas, afrodescendientes, piqueteras, de pobladoras/es, de los barrios, las que estamos poniendo el cuerpo, la cabeza y el corazón en desarrollar respuestas inmediatas, pero también para proyectar una salida a esta crisis que no sea una vuelta atrás a la salvaje normalidad capitalista, sino un camino hacia una sociedad distinta. Ello será posible si tomamos lo mejor de nosotros como pueblos, los lazos comunitarios y de unidad popular, territorial y regional, que alimentemos durante esta batalla, serán parte del tejido que construya los horizontes de transformación en Abya Yala.

Ante la falta de vivienda ocupamos territorios y construimos casas; ante la falta de trabajo organizamos cooperativas, recuperamos fábricas y enfrentamos cierres, despidos y suspensiones; ante el ataque patronal peleamos por mejores condiciones de trabajo a través de huelgas; ante la falta de educación generamos escuelas; ante la opresión hacia las mujeres y disidencias construimos feminismos populares; ante la explotación construimos organización sindical de base y luchamos contra la precarización y por salarios dignos hasta las últimas consecuencias; contra el hambre construimos comedores y merenderos populares; ante la crisis climática desarrollamos la agroecología; frente el monocultivo y el monopolio de los alimentos, construimos territorios campesinos agroalimentarios para garantizar la soberanía y autonomía alimentaria; ante la militarización, el paramilitarismo y el narcotráfico hacemos sustitución de cultivos y luchamos contra la violencia estatal. Nuestra alternativa es de vida contra los que nos proponen muerte.

Frente a la política de fronteras cerradas y de fragmentación, y frente a la xenofobia y el neofascismo que proponen desde arriba, retomamos el horizonte de la solidaridad continental y la unidad de los pueblos.

Frente a las políticas de los y las capitalistas, para usar la crisis como revestimiento del ajuste, profundicemos y replanteemos nuestras luchas históricas por la defensa de los territorios, la vida y la socialización de las riquezas, construyamos poder popular y comunitario.

Por eso, exigimos a los gobiernos y llamamos a los pueblos:

Priorizar la vida sobre la deuda. No al pago de la deuda externa, investigación exhaustiva y condonación de la misma. Es criminal que se escatimen fondos a la salud y los derechos, por pagar las obligaciones con el FMI y otros acreedores. Los sistemas de salud y de protección social para enfrentar la pandemia son la prioridad. Necesitamos recuperar nuestra riqueza estratégica y el manejo de bancos y comercio exterior, fuente permanente de la sangría económica de los países latinoamericanos. Solo una política de soberanía económica, desde el avance del poder popular, puede aliviar la crisis económica y la mundial que estamos empezando a vivir.

Combatir las desigualdades. Impuesto extraordinario a los ricos, a la ganancia de los bancos y las grandes empresas, a los que fugaron capitales. Que los gobiernos asuman el papel de eliminar las desigualdades promovidas por el mercado, que las inversiones necesarias en políticas de emergencia se financien enfrentando la concentración de la riqueza, no con rebajas salariales a los trabajadores. Reorientar las líneas de producción de las grandes empresas para la generación de insumos destinados a combatir el coronavirus, así como las enfermedades que soportamos sin atención del Estado como la desnutrición, el dengue, el chagas y la tuberculosis.

Fortalecimiento urgente de los sistemas de salud pública. Inversión urgente y prioritaria en el sistema público de salud, estatización de la salud privada y fortalecimiento de las medidas de contención pandémica por parte de los estados. La pandemia reafirma la necesidad de que todos y todas reciban asistencia de salud universal, fortaleciendo la promoción pública de estos servicios. Que los Estados tomen control de la producción y administración de todos los insumos necesarios para enfrentar la crisis con participación y control de los y las trabajadoras. Eliminación del sistema de patentes sobre los medicamentos para desarrollar con plenitud la investigación y aplicación científica para resolver los problemas humanos, y reconocimiento a la medicina originaria y ancestral.

Por trabajo con todos los derechos. Ingreso universal garantizado para todas y todos, prohibición de despidos y suspensiones. Es esencial reconocer los derechos de las y los trabajadores para vivir una cuarentena digna. Que esta emergencia no sea la excusa para seguir avanzando en la precarización del trabajo. No al cierre de empresas, apoyo estatal a su ocupación y recuperación por parte de los y las trabajadoras.

La vivienda y el hábitat digno como derecho social. La cuarentena solo puede realizarse bajo un techo, con servicios básicos garantizados y en un barrio saludable. 

Es necesario suspender desalojos, pagos de alquiler y de servicios; las políticas de hábitat deben direccionarse hacia una reforma urbana integral que garantice el acceso a la vivienda en barrios dignos para todas las familias trabajadoras. 

Acceso universal al agua, luz y gas y urbanización de los barrios populares: no hay lucha contra la pandemia sin que todas las personas puedan tener agua potable, gas y acceso a la electricidad en el hogar, barrio o comunidad. Ni casas sin personas, ni personas sin casas. 

Requisición de propiedades vacías para la población en situación de calle y albergues populares.

Enfrentar el hambre y garantizar la alimentación universal. Priorizar el financiamiento y el rol de la agricultura familiar cooperativa, comunitaria y agroecológica en el abastecimiento de alimentos para el pueblo, comedores, merenderos y cocinas comunitarias: es necesario avanzar en la promoción del acceso a los alimentos, como una forma de impulsar la economía y no causar una crisis de suministro. Garantizar una canasta básica con precios regulados y exentas de impuestos. Exigir sanciones a la especulación con los precios el acaparamiento de supermercados e intermediarios. Condonación de las deudas de los campesinos y campesinas, la redistribución de la tierra productiva e implementación de sistemas de protección y colonias agroecológicas con financiamiento del Estado.

Contra la mercantilización de la naturaleza. Necesitamos recuperar la soberanía sobre nuestros bienes comunes como el agua, el gas, el petróleo, la tierra, riqueza estratégica que es usurpada por pulpos económicos con las complicidad de gobiernos y la burguesía local. Pleno respeto a los territorios de los pueblos y replanteo del modelo económico y extractivo. La explotación de recursos naturales debe respetar a la madre tierra como así a los pueblos que la habitan.

Fortalecimiento del cerco sanitario y asistencia humanitaria con garantía de soberanía de los territorios a pueblos originarios, nacionalidades indígenas y afros. Especialmente a todo aquellos cuyo hábitat se encuentra en ecosistemas vitales como la Amazonía, para quienes la amenaza epidemiológica puede significar un etnocidio. Fortalecimiento del gobierno propio y sus sistemas para la pervivencia territorial y cultural de la vida de los pueblos indígenas y afros.

 Prohibición de desalojos y acciones que violen la soberanía de los pueblos indígenas.

Políticas reales para enfrentar la violencia machista. Con las medidas de aislamiento social, existe la posibilidad de aumentar la violencia doméstica y otras formas de violencia contra las mujeres. Que para las mujeres, cis y trans, la expansión de las plataformas tecnológicas para garantizar su uso cuando la violencia contra las mujeres es un hecho no es suficiente para prevenirla y erradicarla. Presupuesto para prevenir femicidios y transfemicidas. Refugios para personas en situación de violencia, entrega de subsidio económico especial a sobrevivientes. Planes de empleo y educación orientados hacia mujeres y disidencias.

Más prevención, no a la represión. Muchos gobiernos han utilizado el contexto del coronavirus para intensificar la lógica represiva y de vigilancia, y para aumentar el encarcelamiento de los más pobres, de líderes comunitarios, defensores y defensoras de derechos humanos. Es hora de reducir la población carcelaria como un problema de salud pública. También es necesario revalorizar las autoridades propias y las guardias comunitarias, indígenas y populares que cuidan los territorios ancestrales y están siendo un efectivo organismo comunitario para cuidar la vida en el campo y en la ciudad.

No a la intervención política, económica y militar imperialista. Rechazamos de manera categórica el uso de la crisis como excusa para una intromisión militar en Venezuela por parte del imperialismo yankee y sus socios, el asesinato permanente de líderes indígenas y populares en Colombia, la feroz represión de los regímenes golpistas en Bolivia y Honduras, del gobierno antipopular de Piñera en Chile, así como la expansión de proyectos extractivos en territorios indígenas y campesinos. Exigimos que se levanten los bloqueos hacia Cuba y Venezuela.

Ayuda Humanitaria Internacionalista.

Exigimos a los gobiernos que soliciten ayuda humanitaria a Cuba y a otros países que han desarrollado experiencia técnica para enfrentar la pandemia y que pueden ayudar a contener el brote de Covid-19 en las ciudades donde la pandemia se ha expandido con más crudeza, cómo Guayaquil y San Pablo.

Contra la riqueza de pocos, por la lucha de los pueblos

¡Por la vida, no el FMI!

Como luchan los pueblos latinoamericanos:

Diciendo-haciendo, diciendo-haciendo, diciendo-haciendo, ¡carajo!

¡Solidaridad internacionalista, YA!


Adhesiones:

CONAIE Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador-Ecuador

Congreso de los Pueblos-Colombia

MTST Movimiento de Trabajadores Sin Techo-Brasil

CONFENIAE Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana-Ecuador

FPDS Frente Popular Darío Santillán-Argentina

ONIC Organización Nacional Indígena de Colombia-Colombia

FOL Frente de Organizaciones en Lucha- Argentina

Ukamau-Chile

CRBZ Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora-Venezuela

CNTE-SNTE Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación-México

AUTE Sindicato Electricista-Uruguay

Coordinación y Convergencia Nacional Maya Waqib’Kej- Guatemala

CNA Coordinador Nacional Agrario-Colombia

Movimiento de los Pueblos/por un socialismo feminista desde abajo.(Frente Popular Darío Santillán Corriente Nacional-Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social -Izquierda Latinoamericana Socialista-Movimiento 8 de Abril)-Argentina

CLOC (ANAMURI, Ranquil, Conaproch, Red Apícola Nacional, ANMI)-Chile

FENASIBANCOL Federación Nacional de Sindicatos Bancarios Colombianos-Colombia

MPA Movimiento de Pequeños Agricultores -Brasil

CRIC Consejo Regional Indígena del Cauca-Colombia

UTT Union de Trabajadores de la Tierra-Argentina

PCN Proceso de Comunidades Negras-Colombia

CONAMURI Organización de Mujeres Campesinas e Indígenas – Paraguay

União Nacional de Trabaladoras(es) Camelôs, Feirantes e Ambulantes do Brasil-Brasil

MICC Movimiento Indigena y Campesino de Cotopaxi – Ecuador

PAPDA Plate-forme haïtienne de Plaidoyer pour un Développement Alternatif-Haiti

Comisión Intereclesial de Justicia y Paz-Colombia

Feminismo Comunitario Antipatriarcal – Bolivia

Movimiento Insurgente – Bolivia.

MNCI Movimiento Nacional Campesino Indígena “Somos Tierra”- Argentina

CENPAZ Coordinación Nacional de Paz-Colombia

MBL Movimiento de Barrios en Lucha-Ecuador

Brigadas Populares-Brasil

Zona humanitaria de San pedro del Ingara Chocó Territorio de paz-Colombia

UNORCAC – Unión de Organizaciones Campesinas de Cotacachi – Ecuador

MTD Aníbal Verón-Argentina

FOB Autónoma-Argentina

FOB La Libertaria-Argentina

MTR por la democracia directa-Argentina

FAR Frente Arde Rojo/COPA-Argentina

Frente Popular – Ecuador

Coordinadora Simón Bolívar-Venezuela

Radio al Son del 23-Venezuela

Plataforma de Lucha Campesina- Venezuela

Colectivo Caminos Verdes-Venezuela

FNL Frente Nacional de Lutas -Brasil

Movimiento de Mujeres por la Vida de Cajibio y Popayán-Colombia

Comité por la Abolición de las deuda ilegítimas CADTM Abya Yala Nuestra América (Colombia, Haití, Uruguay, Argentina, Venezuela, Brasil y Puerto Rico)

Red Emancipa de Educación Popular-Brasil

Feministas del Abya Yala

MPLT Movimiento Pueblo Lucha y Trabajo-Argentina

Pañuelos en Rebeldía-Argentina

Red de la Diversidad-Bolivia

Escuela Popular Permanente-Chile

Juntos! – Juventud en Lucha-Brasil

FECAOL Movimiento Nacional Campesino – Ecuador

Asociación de Trabajadores y Trabajadoras del Transporte (ASOTRASET) – Ecuador

Corriente Sindical Carlos Chile-Argentina

Colectivo Whipala-Bolivia

Plataforma por la Auditoría Ciudadana de la Deuda de Colombia

OLP Resistir y Luchar-Argentina

Colectivo Alexis Vive-Venezuela

Venceremos Partido de Trabajadores-Argentina

Corriente Social y Política Marabunta-Argentina

Convergencia 2 de Abril-Chile

Democracia Socialista-Argentina

ASL Acción Socialista Libertaria-Argentina

La Junta-Peru.

Venceremos Abriendo Caminos-Argentina

ORG Organización Revolucionaria Guevaristas-Argentina

Organización Política Presentes por el Socialismo "PPS" – Colombia

CPI Corriente Política de Izquierda -Argentina

- https://conaie.org/…/llamamiento-de-los-pueblos-originari…/…

viernes, 20 de marzo de 2020

#AbyaYala- CIDH culmina su 175º Período de Sesiones 18 de marzo de 2020

CIDH culmina su 175º Período de Sesiones 18 de marzo de 2020 


Washington, D.C. / Puerto Príncipe, Haití – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) celebró el 175º Período de Sesiones en Puerto Príncipe, Haití, del 2 al 8 de marzo de 2020.

La CIDH agradece al Estado de Haití por la invitación y por las facilidades brindadas para la exitosa celebración de todos los eventos programados. La Comisión manifiesta su agradecimiento a las organizaciones de la sociedad civil y al pueblo haitiano por su colaboración y hospitalidad.

El 175º Período de Sesiones en Haití se enmarca en el Programa de Atención y Colaboración con el Caribe y América Central, contemplado en el Plan Estratégico 2017-2021 de la CIDH, que establece como eje prioritario el fortalecimiento de la CIDH con los países del Caribe. La CIDH expresa su satisfacción por la exitosa realización de este importante período de sesiones que permitió acercar a la CIDH a los pueblos de los países miembros del CARICOM.

En el marco del 175º Período de Sesiones, el 2 de marzo la Comisión Interamericana eligió a sus nuevas autoridades. Su mesa directiva quedó integrada por el Comisionado Joel Hernández como Presidente, la Comisionada Antonia Urrejola como Primera Vicepresidenta, y la Comisionada Flávia Piovesan como Segunda Vicepresidenta.

Asimismo, la CIDH celebró 19 audiencias públicas sobre Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Honduras, México y Venezuela, así como sobre temas regionales, como los sistemas de asilo y refugio frente a las situaciones humanitarias y los DESCA de la población LGBTI en las Américas. Asimismo, se celebraron 28 reuniones de trabajo sobre peticiones, casos, medidas cautelares, seguimiento de recomendaciones, así como reuniones con representantes de víctimas, Estados y organizaciones de la sociedad civil. Sumado a ello, se realizaron actividades promocionales y de consultas con especialistas.

Este Período de Sesiones también se destacó por la aprobación de 10 informes de fondo. Asimismo, la CIDH aprobó el “Digesto de decisiones sobre admisibilidad y competencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, así como la planificación del trabajo de las Relatorías Especiales para la Libertad de Expresión y sobre los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales para el año de 2020. La CIDH tuvo también la oportunidad de revisar y aprobar los prototipos de los Sistemas E-Vote y SIMORE-Interamericano, así como el desarrollo de sus primeras etapas.

Durante las audiencias y reuniones realizadas en el marco del 175º Periodo de Sesiones, la CIDH recibió diversa información sobre la situación general de los derechos humanos en la región americana. Al respecto, la Comisión Interamericana destaca con preocupación, que las personas en situación de especial vulnerabilidad por razones de discriminación histórica o estructural –como mujeres y niñas, personas afrodescendientes, pueblos indígenas, personas LGBTI y personas en el contexto de la movilidad humana– continúan enfrentando serios obstáculos para tener garantizados los derechos a la vida, la integridad personal o la salud, entre otros derechos contenidos en la Convención Americana.

Por otro lado, la Comisión advierte de la persistencia de protestas sociales en la región, que se movilizan en torno a demandas legítimas; particularmente en el acceso a los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales.

La CIDH reconoce la legitimidad de las demandas históricas, en particular sus reivindicaciones respecto a, la desigualdad en el ingreso, el acceso a la educación, a la salud, a la seguridad social, al agua y otros derechos sociales.
Según se ha tenido conocimiento, en general estas jornadas se caracterizan por ser movilizaciones amplias y pacíficas. No obstante, la Comisión también ha tenido información sobre el uso desmedido de la fuerza por parte de agentes del Estado, detenciones arbitrarias de manifestantes y otros actos de violencia y vandalismo.

Al respecto, la CIDH reitera el llamado a los Estados a adoptar medidas decisivas para la generación de diálogos sociales genuinos a través de la participación ciudadana efectiva, en un ambiente de total transparencia y sin discriminación acorde al enfoque de derechos que requieren los estándares internacionales e interamericanos de derechos humanos.

Finalmente, en este ámbito, la CIDH reprueba todo acto de violencia que se de en el marco de las protestas sociales independientemente de quién provenga.

En relación con la situación general de derechos humanos en Bolivia, la Comisión continúa monitoreando de cerca la situación que vive el país, en seguimiento de la visita de observación que realizó en noviembre de 2019. En ese sentido, durante el Período de Sesiones, la Comisión recibió denuncias de actos de tortura física, sexual y psicológica en el marco de la violencia generalizada surgida a partir de octubre de 2019, así como sobre las repercusiones que este contexto de violencia ha tenido sobre la libertad de expresión, la independencia judicial y el acceso a la justicia.

Al respecto, la CIDH llama al Estado a investigar, juzgar y sancionar a los responsables de todos los hechos de violencia ocurridos en el contexto antedicho, así como a reparar a las víctimas y sus familiares, acorde a los estándares interamericanos, y adoptar las medidas para la instalación del Grupo Internacional de Expertos y Expertas Independientes (GIEI).

Además, la Comisión reitera que el Estado debe conducir, desde el más alto nivel, un proceso nacional de diálogo y reconciliación que permita desactivar las tensiones y hostilidades latentes en la sociedad boliviana. Adicionalmente, como un tema de especial preocupación, la CIDH dio seguimiento a la situación de los derechos de los pueblos indígenas en Bolivia, así como de alegaciones relativas al incumplimiento de las obligaciones derivadas del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo. Al respecto, la Comisión exhorta al Estado de Bolivia a emprender medidas de diálogo con los pueblos indígenas que conduzcan a la atención de sus necesidades y demandas.

Además, recuerda al Estado las recomendaciones formuladas en el informe Pueblos Indígenas y Tribales de la Panamazonía.

Por otro lado, la Comisión reitera su preocupación por las denuncias de actos de violencia policial contra las personas afrodescendientes en Brasil.

Sobre este asunto, durante la audiencia “Violencia policial contra la población afrodescendiente en Rio de Janeiro y São Paulo”, la CIDH escuchó el testimonio de la hermana de un adolescente de 16 años que –al igual que otras 8 personas– murió después de que una acción de la policía militar generara un movimiento de pánico y una estampida entre los asistentes a una fiesta en la Favela de Paraisópolis en São Paulo, hecho que fue condenado por la Comisión en su oportunidad.

La CIDH recuerda al Estado de Brasil que, de conformidad con los estándares interamericanos, debe llevar a cabo una investigación seria, imparcial y efectiva de los hechos de violencia, para asegurarse que estos no queden en la impunidad. Esta investigación debe estar orientada a la determinación de la verdad, así como la individualización, enjuiciamiento y eventual sanción de las personas responsables de estos hechos.

La Comisión Interamericana resalta el deber del Estado de reparar a las víctimas de la violencia y sus familiares, a quienes la Comisión agradece profundamente por los testimonios que han brindado en el marco de este Período de Sesiones.
Por último, hace un llamado al Estado de Brasil para continuar en su esfuerzo de implementar políticas públicas de seguridad ciudadana que aborden la problemática del racismo institucional, para evitar que futuras intervenciones policiales tengan un impacto negativo sobre los derechos humanos de las personas afrodescendientes.

La CIDH recibió información sobre violaciones reiteradas a los derechos humanos de mujeres y jóvenes activistas en Cuba. Durante la audiencia las organizaciones de la sociedad civil denunciaron un patrón de acoso, hostigamiento, amenazas, golpizas, descalificación, detenciones arbitrarias, torturas, violación del derecho al libre tránsito al negar salida del país, violación a la libertad de pensamiento, libertad de expresión, prohibición de asociación, entre otras. Asimismo, en algunas reuniones bilaterales la CIDH recibió información respecto a la falta de atención a la situación de derechos humanos de las personas con discapacidad.

La Comisión manifestó su solidaridad con las personas activistas en Cuba y reafirmó su compromiso de seguir monitoreando la situación de derechos humanos en el país.

La CIDH recibió con preocupación información sobre desapariciones de personas en México, tomando nota que niñas, niños y, particularmente, las adolescentes de entre 15 y 17 años de edad se encuentran en una condición incrementada de vulnerabilidad respecto de este fenómeno.

Al respecto, la Comisión destaca la necesidad de contar con una institucionalidad que considere el enfoque diferenciado necesario para prevenir y reaccionar contra actos de violencia que afectan de manera particular a niñas, niños y adolescentes.
Además, recuerda que, según los estándares interamericanos, siempre que haya motivos para sospechar de la desaparición de una persona, debe iniciarse la investigación de oficio, sin dilación, de manera seria, imparcial, efectiva y orientada a la determinación de la verdad y que permita la identificación, juzgamiento y sanción de los responsables.

Esta búsqueda debe ser efectiva y permitir la localización inmediata de la persona desaparecida o de sus restos mortales, ya sea a través de la investigación penal o mediante otro procedimiento adecuado y efectivo. En ese sentido, la Comisión saluda la existencia del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, así como los esfuerzos realizados por los Estados Unidos Mexicanos para la implementación de un Protocolo Nacional para optimizar la respuesta del Estado frente a casos de niñas, niños y adolescentes desaparecidos.

Otro tema de especial preocupación para la CIDH es la escasez de insumos y servicios básicos en Venezuela.

Según la información recibida durante el Período de Sesiones, el colapso de la red eléctrica ha ocasionado interrupciones al servicio con una duración de hasta 5 días en 2020; como consecuencia de lo anterior, solo una minoría de la población estaría recibiendo servicio continuo de agua potable. Aunado a ello, la falta de medicina y alimentos, así como las constantes fallas en el sistema de telecomunicaciones, transporte y manejo de desechos sólidos, tienen impactos negativos sobre el goce efectivo de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales de la población venezolana.

La Comisión nota que estas condiciones obligan a que una gran cantidad de personas tengan que emigrar a otros países de la región, enfrentándose a una serie de condiciones adversas que los sitúan en una condición particular de vulnerabilidad.

La CIDH advierte que los derechos humanos reconocidos en los instrumentos interamericanos protegen a todas aquellas personas que se encuentran bajo la autoridad y control de Estado, y exhorta a los Estados de la región que reciben migrantes venezolanos a adoptar medidas en línea con lo dispuesto en su Resolución 2/18 sobre Migración forzada de personas venezolanas, en especial lo relativo a abstenerse de adoptar medidas como el cierre de fronteras, las restricciones de ingreso a personas que podrían tener necesidades de protección internacional, la penalización por el ingreso o presencia irregular, la necesidad de presentar documentos oficiales, como pasaporte o antecedentes penales, la detención migratoria y discursos de odio.
Asimismo, a efectos de prevenir la discriminación y xenofobia, recuerda que los Estados deben implementar medidas positivas como campañas educativas y de sensibilización dirigidas a promover sociedades multiculturales. Asimismo, expresa su preocupación con los graves riesgos a la autonomía universitaria y a la libertad de cátedra.

La Comisión celebró tres audiencias públicas en relación con casos en trámite: Caso 13.615 Comunidad indígena Miskitu de Trasbapounie, Comunidad afrodescendiente de Monkey point, Pueblo indígena Rama, Comunidad Negra Creole Indígena de Bluefields vs Nicaragua; Caso 13.627 Carlos Alberto Moyano Dietrich vs Perú; y Caso 13.388 Fernando Aguirre y otros (53 diputados destituidos del Congreso) vs Ecuador.

La CIDH supervisó a través de 12 reuniones de trabajo, la implementación de medidas cautelares vigentes correspondientes a los Estados de Argentina, Colombia, Guatemala, Haití, México, Perú y Trinidad y Tobago. La Comisión considera que estos espacios resultan importantes para la implementación de las medidas cautelares vigentes en función del principio de concertación, así como para atender la situación de riesgo de las personas beneficiarias.

Por otro lado, la CIDH sostuvo 7 reuniones de trabajo sobre asuntos bajo el procedimiento de solución amistosa en diferentes etapas de negociación e implementación de acuerdos.

En dichas reuniones, las partes avanzaron con la facilitación de la Comisión en la construcción de rutas de trabajo y en la identificación de intereses para la negociación e implementación de acuerdos de solución amistosa. La Comisión valora la voluntad de las partes en dichos casos para avanzar en la negociación y cumplimiento de acuerdos de soluciones amistosas que permitan a las víctimas alcanzar la reparación integral por las violaciones de derechos humanos relacionadas con dichos asuntos.

La Comisión llevó adelante 4 reuniones de trabajo para dar seguimiento al cumplimiento de las recomendaciones en relación con casos que cuentan ya con un informe de fondo y en los cuales la Comisión adoptará una decisión sobre su eventual sometimiento a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. La celebración de reuniones de trabajo en el marco de los Períodos de Sesiones forma parte de una práctica que la Comisión busca incrementar, con el objetivo de procurar una mayor eficacia de sus decisiones en esta etapa.

Durante el Período de Sesiones también se realizaron reuniones de trabajo sobre 5 casos en etapa de seguimiento de recomendaciones, referidos a Brasil, Colombia y Guatemala.
La CIDH agradece la información brindada por las partes y saluda los avances en la implementación de las recomendaciones. Asimismo, llama a todos los Estados de la región a seguir implementando las recomendaciones emitidas en sus informes de fondo, de manera efectiva y en concertación con las víctimas y sus representantes, con la finalidad de garantizar una reparación plena e integral a las víctimas de violaciones de derechos humanos.

La CIDH agradece la participación de los Estados y de la sociedad civil en las audiencias públicas, las reuniones de trabajo y los eventos públicos que tuvieron lugar en el marco de este Período de Sesiones. También destaca la importancia de que los Estados participen en todas las audiencias, de buena fe y con información sustantiva adecuada, a fin de avanzar en forma constructiva hacia soluciones a los problemas de derechos humanos que enfrenta la región.

La participación activa de Estados, víctimas de violaciones de derechos humanos y sus representantes y organizaciones de la sociedad civil, resulta fundamental para el fortalecimiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Las audiencias son una herramienta esencial para recibir información a fin de cumplir con el mandato que le han asignado los propios Estados Miembros de la OEA, de proteger, promover y defender los derechos humanos en la región.

Adicionalmente, el 4 de marzo, la CIDH celebró una reunión abierta con más de 70 miembros de organizaciones y grupos de la sociedad civil haitiana e interamericana, en la cual se recibió información preocupante sobre diversas situaciones de derechos humanos en Haití.

La CIDH destaca la participación y representatividad de organizaciones de la sociedad civil, lo cual ha permitido obtener un amplio y detallado panorama de los derechos humanos.

También el 4 de marzo, la CIDH llevó adelante un evento promocional de lanzamiento del Informe sobre “Violencia y discriminación contra mujeres, niñas y adolescentes”, que identifica y analiza los avances más significativos, los principales desafíos pendientes y las buenas prácticas existentes en el cumplimiento de sus recomendaciones en materia de violencia y discriminación contra mujeres, niñas y adolescentes, desde un enfoque interseccional y especialmente focalizado en las causas y consecuencias de estas violaciones a los derechos humanos de las mujeres, niñas y adolescentes.
El evento promocional enfatizó la dimensión racial de la violencia y la discriminación contra las mujeres niñas y adolescentes en la región.

Asimismo, la CIDH presentó los “Principios sobre Políticas Públicas de Memoria en las Américas”, adoptados mediante Resolución 3/19, en otro evento promocional realizado el 4 de marzo. Estos principios desarrollan lineamientos para el diseño, elaboración e implementación de políticas públicas de memoria acordes con las obligaciones estatales de provisión de verdad, justicia, reparación y medidas de no repetición de las graves violaciones a los derechos humanos.
Ambos eventos promocionales contaron con la participación de autoridades estatales, sociedad civil y público en general.

El 5 de marzo de 2020, la Comisión realizó una reunión de consulta con personas expertas para la elaboración de una Guía Práctica sobre lineamientos y recomendaciones para la elaboración de planes de mitigación de riesgos de personas defensoras de derechos humanos en la región. Esta reunión contó con la participación de más de 40 personas provenientes de diversos países de la región, incluyendo representantes de diversos grupos de personas defensoras entre ellas, defensoras y defensores indígenas, mujeres defensoras, defensoras y defensores del territorio y medio ambiente, afrodescendientes, LGBTI, entre otros. Asimismo, la reunión contó con la participación de organismos estatales autónomos como la Defensoría del Pueblo de Bolivia y de miembros de los Estados como Colombia, Estado Unidos, Guatemala y México.

En la reunión de consulta sobre Defensores y Defensoras de Derechos Humanos, varios participantes manifestaron que el desconocimiento de la “personalidad jurídica de los pueblos indígenas” les impide a éstos la defensa y el ejercicio de sus derechos; por lo que la CIDH recomienda a los Estados reconocer plenamente la “personalidad jurídica de los pueblos indígenas” (Declaración Americana de Derechos de Pueblos Indígenas, art. IX).

Asimismo, algunas personas defensoras de derechos indígenas indicaron que no encuentran amparo judicial frente a los discursos de odio que promueven algunos medios de comunicación, al estigmatizarlos como “desleales con su país” por acudir a la CIDH, y que esto luego escala a criminalización, amenazas y atentados.

La Comisión recuerda a los Estados su obligación de otorgar las garantías pertinentes a todas las personas que concurren a la CIDH conforme el Art. 63 de su Reglamento:

“El Estado en cuestión deberá otorgar las garantías pertinentes a todas las personas que concurran a una audiencia o que durante ella suministren a la Comisión informaciones, testimonios o pruebas de cualquier carácter. Dicho Estado no podrá enjuiciar a los testigos ni a los peritos, ni ejercer represalias contra ellos o sus familiares, a causa de sus declaraciones o dictámenes rendidos ante la Comisión”. 


Los videos de las audiencias están disponibles, así como también las fotos en alta resolución con licencia para descargarlas y utilizarlas por parte del público interesado.
Acompaña a este comunicado de prensa un anexo con los resúmenes de todas las audiencias públicas celebradas en este Período de Sesiones.
______________________ 

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

Datos de contacto: 

Oficina de Prensa y Comunicación de la CIDH
cidh-prensa@oas.org

- https://mailchi.mp/dist/cidh-culmina-su-175-perodo-de-sesiones?e=ca82fb13e1

Nuestra dirección de correo postal es:

CIDH / IACHR
Sede / Headquarters
1889 F Street NWWashington, D.C. 20006, USA

martes, 10 de diciembre de 2019

$hile- Declaración de la Cumbre de los Pueblos 2019 en Santiago de Chile

CUMBRE DE LOS PUEBLOS 2019

Domingo 8 de diciembre de 2019

Entre el 2 y el 7 de diciembre de 2019, centenares de organizaciones, hombres, mujeres, pueblos indígenas y afrodescendientes, comunidades migrantes, campesinos, campesinas, trabajadores, trabajadoras, jóvenes, niñas y niños provenientes de Chile, América Latina y el mundo hemos sido parte del hito principal de la Cumbre de los Pueblos, en la Universidad de Santiago de Chile.
En medio de una ciudad y un país en estado de rebeldía frente a un sistema neoliberal injusto y depredador, y frente a un Estado violento y abusador, la Universidad pública, cumpliendo a cabalidad su rol, nos ha abierto las puertas para debatir en torno a la crisis planetaria y sus múltiples expresiones sociales y ambientales, nacionales o territoriales, a compartir nuestras luchas, nuestras denuncias y demandas, y a imaginar juntas y juntos otro mundo posible.

. Más de 40 actividades en sala -paneles, talleres, cabildos, conversatorios y otros formatos- autogestionadas por las organizaciones participantes, dos espacios permanentes -la Carpa de las Mujeres y la Aldea de la Paz-, actividades artístico-culturales y los paneles y plenarias centrales de la Cumbre de los Pueblos acogieron la activa participación de alrededor de 1500 compañeras y compañeros acreditadxs.

. A partir de la fraterna experiencia vivida y compartida durante estos 5 días, las organizaciones de la Cumbre de los Pueblos declaramos lo siguiente:

. 1. Reiteramos nuestro compromiso con los pueblos de Chile y otros países latinoamericanos que se han levantado contra las injusticias estructurales, la usurpación y privatización de bienes comunes, la precarización social, la violencia estructural contra las mujeres, el racismo sistémico, y la vulneración de derechos del sistema neoliberal; y exigimos justicia en los casos de muertes y violaciones de derechos humanos con que los Estados han respondido ante estas movilizaciones.

. 2. Respaldamos la demanda de los movimientos sociales y las asambleas territoriales que exigen en Chile una verdadera Asamblea Constituyente, conformada íntegramente por ciudadanos y ciudadanas sin privilegios para los partidos políticos, que considere paridad de género y cupos significativos para pueblos indígenas.

. 3. No concebimos un proceso constituyente generado según las reglas de un sistema político-electoral que ha sido uno de los pilares del modelo neoliberal chileno, y cuya clase política ha dado una nueva demostración de subordinación a los intereses empresariales, al aprobar en la Cámara de Diputados la llamada ley “anti-saqueo”, que incluye artículos que criminalizan abiertamente la legítima protesta social.

. 4. Apoyamos las aspiraciones de las organizaciones y comunidades de Chile de instaurar una constitución política dotada de los principios de la plurinacionalidad, el feminismo, y el reconocimiento de los derechos de la naturaleza.

. 5. En el marco de las negociaciones climáticas en la COP25 de Madrid:
.
Condenamos la mantención de la presidencia de la COP en manos del Gobierno de Piñera, responsable de asesinatos, torturas, violaciones, mutilaciones, heridas, vejámenes, detenciones arbitrarias y otras violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del Estado.
Rechazamos el impulso de falsas soluciones al cambio climático, que profundizan la crisis y robustecen el modelo que la genera, como los mercados de carbono, la hidroelectricidad y otras energías de base corporativa, los sumideros a base de monocultivos de árboles y agrocombustibles, la energía industrial a partir de biomasa forestal, la incineración, la geoingeniería y la fractura hidráulica o fracking.
Demandamos la toma de medidas efectivas para evitar la captura corporativa de las negociaciones, así como para que las grandes corporaciones y países más contaminantes reduzcan de manera radical sus emisiones de gases de efecto invernadero y paguen por los daños y perjuicios causados, fundamentalmente en los territorios más vulnerables.
Llamamos a dar mayor visibilidad a la migración climática y promover políticas migratorias con enfoque de derechos humanos.
Llamamos a impulsar de manera efectiva la transición justa y las soluciones verdaderamente sustentables, fuera de los mercados y el extractivismo, basadas en la soberanía territorial, en las prácticas, culturas y economías locales, en condiciones de trabajo y vida dignas, así como en el intercambio solidario entre pueblos y comunidades.

. 6. Rechazamos el impulso del extractivismo por parte de los gobiernos y organismos internacionales, en colusión con el poder corporativo, que concibe todos los territorios como potenciales zonas de sacrificio, y avanza destruyendo ecosistemas, desplazando comunidades o afectando sus estilos de vida y economías locales; incluyendo el fomento y el subsidio a la minería metálica o no metálica, las plantaciones forestales, la agroindustria y la ganadería convencional, la que carga también con una gran dosis de crueldad hacia los animales.

. 7. Reivindicamos y hacemos nuestras las demandas de pueblos indígenas y afro-descendientes, especialmente por la desmilitarización de sus territorios -en particular del Wallmapu-, la devolución de sus tierras ancestrales y el ejercicio pleno de sus derechos políticos, sociales y culturales.

. 8. Citando a la declaración de la Carpa de las Mujeres, “reivindicamos la economía feminista como una estrategia de resistencia y transformación para la vida de las mujeres y sus comunidades, como una forma de reconocer y valorizar los saberes, el trabajo doméstico y de cuidados que sustentan la vida y que, en este sistema capitalista, recae en las mujeres.”

. 9. Celebramos la fortaleza y participación activa de jóvenes, niñas y niños en los espacios de la Cumbre y reconocemos el rol protagónico que han asumido en denunciar la crisis y en promover cambios estructurales.

. 10. Demandamos la desprivatización del agua en Chile, la protección efectiva e integral de los glaciares, la recuperación de tierras para los y las campesinas y el impulso en los territorios y en las políticas públicas de modelos agroecológicos, libres de transgénicos y pesticidas químicos, basados en la soberanía alimentaria y en la recuperación e intercambio de productos y semillas, así como priorizando la conservación, regeneración y restauración ecosistémica.

. 11. Demandamos políticas y promovemos iniciativas comunitarias orientadas a generar ciudades más justas y amables, armonizando la relación ciudad-campo, desprivatizando los servicios básicos, impulsando una planificación territorial ampliamente participativa, implementando modelos de basura cero y sistemas de movilidad urbana sustentable.
. 12. Demandamos la transformación radical de los modelos energéticos, con criterios de soberanía, suficiencia y solidaridad, mediante sistemas de generación distribuida basados en fuentes limpias y diversas de base comunitaria.

. 13. Rechazamos la firma de tratados de libre comercio e inversión que benefician a las corporaciones, vulneran derechos sociales y atentan contra las economías locales y la soberanía alimentaria. Demandamos el retiro definitivo del TPP11 del parlamento.

. 14. Llamamos a construir movimientos y articulaciones latinoamericanas e internacionales, integrando organizaciones de justicia ecológica y climática, feministas, pueblos indígenas y afrodescendientes, migrantes, campesinos trabajadores, jóvenes, niños y niñas, para detener el modelo privatizador de bienes comunes y levantar paradigmas alternativos como el buen vivir y otras que surgen desde las cosmovisiones de los pueblos.
. 15. Finalmente, citando la declaración de la Aldea de la Paz, “nos invitamos a la cocreación colectiva de una forma de relacionarnos con la naturaleza y también de una forma consciente y amorosa de relacionarnos entre nosotros mismos. (…) Entendimos la necesidad de incorporar los derechos de la naturaleza y de todos los seres vivos que sustentan el tejido planetario, como constituyentes de nuestras vidas y de las leyes de los pueblos.”
.
Reproductor de vídeo
00:00
01:23

“SALVEMOS LA TIERRA, CAMBIEMOS EL SISTEMA"


. CUMBRE DE LOS PUEBLOS 2019
Santiago, 7 de diciembre de 2019


Comunicaciones OLCA
Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales

Alonso Ovalle 1618 A, Santiago, Chile.


Lucía Sepúlveda Ruiz
www.periodismosanador.blogspot.com

Más sobre el tema:

VIDEO: https://youtu.be/VycB1z-bprE

http://piensachile.com/2019/12/declaracion-de-la-cumbre-de-los-pueblos-2019-en-santiago-de-chile/