jueves, 23 de febrero de 2017

U$A- Policía norteamericana invade campamento Dakota Access


Antes de la evacuación, los manifestantes incendiaron el campamento. (Foto: Stephen Yang/Getty Images)

Desmantelan campamento de Dakota Access para recomenzar tareas en el oleoducto


LA GRAN ÉPOCA 23/02/2017

Horas previas al inicio de las labores de limpieza en el recinto de la obra de construcción del oleoducto Dakota Access, el campamento de protesta conformado por nativos y activistas fue desmantelado por las autoridades, con un saldo de diez detenidos.

Las autoridades habían dado a los activistas un plazo hasta las 14:00 horas (local) del miércoles para abandonar el campamento Dakota Access porque este jueves, a las 09:00 (hora local), comenzarían las tareas de limpieza para continuar los trabajos de construcción.


Sin embargo, una decena de manifestantes trataron de impedir el acceso de las autoridades al campamento y fueron arrestadas, explicó el gobernador republicano del estado de Dakota del Norte, Doug Burgum, en una conferencia de prensa.

A modo de “ceremonia de despedida” los activistas prendieron fuego unas 20 hogueras en las que quemaron parte de las estructuras del campamento y, como consecuencia, un niño de siete años y una joven de 17 tuvieron que ser trasladados a un hospital de la ciudad de Bismarck debido a la gravedad de sus quemaduras, precisó Burgum.

Ver imagen en Twitter


Seguir
Doug Burgum @DougBurgum


"Everybody had every opportunity to walk away and not be arrested." Camp cleanup resumes at 9 a.m. Thursday.
22:22 - 22 feb 2017

1919 Retweets
3737 me gusta


El campamento se encuentra próximo a la reserva de la tribu Sioux conocida como Standing Rock y –desde agosto- ha concentrado a miles de manifestantes que tratan de impedir la construcción de la última sección del oleoducto, porque aducen que el suministro de agua de su reserva corre riesgo de ser contaminado y el paso de la tubería afecta un sitio que es de interés cultural.


Luego de dispersar el campamento, las autoridades enviaron autobuses para llevar a los manifestantes a Bismarck, donde se les ofreció la ropa nueva, pasaje de autobús, alojamiento y vales de alimentación.

Nathan Phillips, un miembro de la tribu Omaha en Nebraska que ha estado en Dakota del Norte desde Acción de Gracias, dijo que se estaba moviendo a un nuevo campamento en la zona porque “todavía hay trabajo por hacer”, según reportó Epoch Times.



Manifestantes de la tribu Standing Rock el 22 de febrero de 2017. Foto: Stephen Yang/Getty Images

Cuatro días después de asumir el poder en enero, el presidente Trump firmó dos órdenes ejecutivas para relanzar la construcción de dos controversiales oleoductos, el Dakota Access y el Keystone XL, que habían sido suspendidos por el gobierno de Obama ante la posibilidad de que se produjeran incidentes medioambientales.

Sin embargo, el proyecto de Dakota Access tiene una inversión de 3.800 millones de dólares y además ya está construido en un 90 por ciento de su totalidad. Por lo tanto, la suspensión del presidente Obama días antes de dejar el mandato, podría tratarse más bien de una “acción política” apuntada a su figura muy asociada al ambientalismo.

Según una declaración del presidente de la Cámara Paul Ryan el 24 de enero, estos importantes proyectos de infraestructura fueron utilizados por intereses especiales para promover una agenda anti-energética radical, y por lo tanto fueron detenidos innecesariamente por la última administración, en detrimento del interés nacional de Estados Unidos.

Según Ryan, estos oleoductos fortalecerán el suministro de energía del país y ayudarán a mantener los costos de energía bajos para las familias estadounidenses.

El Dakota Access llevaría medio millón de barriles de petróleo al día desde los yacimientos bituminosos de Dakota del Norte a una infraestructura ya existente en Illinois.
_______________

LEA TAMBIÉN¿Por qué son tan cuestionados los oleoductos de Dakota y Keystone aprobados por Trump?
_________________________________

EN VIVO: La Policía antidisturbios irrumpe en el campamento contra el oleoducto Dakota Access

Publicado: 23 feb 2017 17:32 GMT | Última actualización: 23 feb 2017 18:12 GMT

Tropas de la Guardia Nacional apoyadas por vehículos militares y buldóceres procedieron a desalojar al centenar de personas que se quedaron en el campamento.


Policías antidisturbios en el campamento Oceti Sakowin, Dakota del Norte, EE.UU./Terray SylvesterReuters


Después de las fuertes protestas y arrestos realizados por la Policía estadounidense en el campamento Oceti Sakowin, donde manifestantes protestan desde hace meses contra la construcción del oleoducto Dakota Access, en la reserva Standing Rock (Dakota del Norte, EE.UU.), tropas de antidisturbios volvieron a irrumpir esta mañana para detener a los últimos manifestantes que quedaban desde el miércoles y desmantelar el asentamiento.

Las fuerzas de seguridad, apoyadas por Humvees militares de la Guardia Nacional y buldóceres, han comenzado a registrar las últimas tiendas del campamento y a proceder con su derribo.

Este miércoles, se produjeron duros enfrentamientos entre policías y manifestantes. Hubo arrestos e incluso la quema de varias tiendas.

VIDEO desde dron: https://www.youtube.com/watch?v=GRSkWZ9leBs
Las acciones de protesta en la zona se reanudaron después de que presidente Donald Trump 'reflotara' el proyecto en el marco de su promesa de dar a la industria petrolera más libertad para expandir sus infraestructuras y, de esa forma, crear más empleos. La construcción del oleoducto había sido frenada por su predecesor, Barack Obama.

____________________________
Dakota Access Protesters Given Last Chance to Leave Without Arrest
By Associated Press |

February 23, 2017 AT 10:41 AM

Last Updated:
February 23, 2017 10:41 am



Smoke from fires set by protesters goes up as they leave their protest camp on U.S. Army Corps of Engineers property in southern Morton County, near Cannon Ball, N.D., on Feb. 22, 2017. (Tom Stromme/The Bismarck Tribune via AP)


CANNON BALL, N.D.—A few dozen people still occupying a sprawling encampment on federal land to protest construction of the Dakota Access oil pipeline will have another chance to leave peacefully Thursday, North Dakota’s governor said, after public officials pleaded with the self-named “water protectors” to leave so the site can be cleared.

Most of the protesters marched out of the area ahead of the 2 p.m. Wednesday deadline imposed by the Army Corps of Engineers. Authorities arrested 10 people who defied the order in a final show of dissent. North Dakota Gov. Doug Burgum said law enforcement officers remained outside the camp.

“They will have every opportunity again to leave tomorrow without arrest,” Burgum said Wednesday evening, referring to the estimated 25 to 50 remaining protesters.

Burgum said law enforcement will decide Thursday morning what to do, noting that cleanup of the site was scheduled to resume at 9 a.m. Corps Col. John Henderson said the taxpayer-funded cleanup could take about a month and cost as much as $1.2 million. The Corps had warned that the protesters need to leave the site before the spring melt floods the land.


A fire set by protesters burns in the background as opponents of the Dakota Access pipeline leave their main protest camp near Cannon Ball, N.D., on Feb. 22, 2017. (Tom Stromme/The Bismarck Tribune via AP)

The camp—known as Oceti Sakowin—near the Standing Rock Indian Reservation has been home since August to sometimes thousands of demonstrators trying to thwart construction of the final section of the $3.8 billion pipeline. The Standing Rock Sioux and Cheyenne River Sioux, whose reservation is downstream, say Dakota Access threatens their drinking water and cultural sites. Pipeline developer Energy Transfer Partners disputes that.

When complete, the project will carry oil through the Dakotas and Iowa to a shipping point in Illinois.

Early Wednesday, protesters burned down some wooden structures on site in what they described as a leaving ceremony. Authorities said about 20 fires were set and a 7-y
ear-old boy and a 17-year-old girl were taken to a Bismarck hospital to be treated for burns.



A fire on a building at a camp that has been home to demonstrators against the Dakota Access pipeline is seen after protesters set fire in Cannon Ball, N.D., on Feb. 22, 2017. (Mike Mccleary/The Bismarck Tribune via AP)


Shortly before the deadline passed, about 150 people marched arm-in-arm out of the soggy camp, singing and playing drums as they walked down a highway. One man carried an American flag hung upside-down. It was not clear where they were headed. New camps have appeared on private land, including one the Cheyenne River Sioux set up about a mile from the main camp.

Police said that as many as 75 people outside the camp taunted officers. Police then took 10 people into custody for obstructing a government function, authorities said.

Authorities sent buses to take protesters to Bismarck, where they were offered fresh clothing, bus fare home, and food and hotel vouchers. Officials said at least 70 protesters asked about transportation.

Nathan Phillips, a member of the Omaha Tribe in Nebraska who has been in North Dakota since Thanksgiving, said he was moving to a new camp in the area because “there’s still work to be done.”

Protester Matthew Bishop, from Ketchikan, Alaska, said he too was headed to a camp on private land.

“We’re going to regroup and see what we can do,” Bishop said.




miércoles, 15 de febrero de 2017

En territorios de naciones originarias está el 80% de la biodiversidad del planeta

Las tierras indígenas reúnen 80 por ciento de la biodiversidad

Por Baher Kamal 
|English version

En la mayor parte de los Andes, se estima que la erosión del suelo es uno de los principales factores que limitan la producción agrícola. Crédito: Juan I. Cortés/©IFAD

ROMA, 9 feb 2017 (IPS) - Hay más de 370 millones de personas que se reconocen como indígenas en 70 países y sus territorios ancestrales concentran más de 80 por ciento de la diversidad biológica del planeta. Solo en América Latina hay más de 400 pueblos, aunque la mayor concentración se da en Asia Pacífico, con 70 por ciento de su población que se define como indígena.

Pueblos originarios

Los pueblos indígenas tienen una ricas culturas ancestrales que consideran sus sistemas sociales, económicos, ambientales y espirituales interdependientes. Y gracias a sus conocimientos tradicionales y su comprensión de la gestión de los ecosistemas hacen un aporte valioso al patrimonio de la humanidad.

“Pero también están entre los grupos más vulnerables, marginados y desfavorecidos”, alerta el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

“Y tienen variados conocimientos profundos y local del mundo natural”, destaca la organización con sede en Roma.

“Por desgracia, a menudo los pueblos indígenas pagan el precio de ser diferentes y con demasiada frecuencia sufren discriminación”, subrayó el FIDA, que realizará una Reunión Global sobre el Foro de Pueblos Indígenas del 10 al 13 de este mes en la capital italiana.

La agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reunirá a representantes de instituciones indígenas, así como a sus socios para mantener un diálogo directo entre todos y mejorar la participación de los pueblos autóctonos en los programas nacionales que financia.

Desde hace siglos, las comunidades indígenas han sido“despojadas de sus tierras, territorios y recursos y perdieron el control sobre sus estilos de vida. Representa cinco por ciento de la población mundial, pero 15 por ciento de los pobres”, precisa el FIDA.

Una de las formas más efectivas para sacarlos de la pobreza es apoyar sus esfuerzos para diseñar y decidir su destino, así como asegurarse de que participen en la creación y la gestión de las iniciativas de desarrollo.



Derechos de los pueblos indígenas

La Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, adoptada por la Asamblea General de la ONU el 13 de septiembre de 2007, establece un marco universal de estándares mínimos para su supervivencia, bienestar y el goce de sus derechos.

El documento trata sobre los derechos individuales y colectivos, sobre cuestiones de identidad y de cultura, sobre educación, salud, empleo e idioma. Además, prohíbe la discriminación y promueve su total y efectiva participación en todos los asuntos que los conciernen.

También garantiza su derecho a permanecer diferentes y a perseguir sus propios prioridades en términos económicos, sociales y desarrollos culturales. El Día Internacional de los Pueblos Indígenas se celebra todos los años el 9 de agosto con el fin de subrayar sus derechos.

El FIDA lleva más de 30 años trabajando con pueblos indígenas, y desde 2003, 22 por ciento del presupuesto anual del fondo se destina a proyectos que los conciernen, principalmente en América Latina y Asia.

Desde 2007, gestiona el mecanismo de asistencia a los pueblos indígenas (IPAF). Mediante pequeños préstamos de hasta 50.000 dólares financia pequeños proyectos propuestos por ellos con el fin de fortalecer su cultura, su identidad, su conocimiento, sus recursos naturales, así como sus derechos humanos y de propiedad intelectual.

Para facilitar la concreción de los compromisos, el FIDA creó el Foro de los Pueblos Indígenas, que promueve el diálogo y las consultas entre organizaciones indígenas, los funcionarios del fondo y los estados miembro.

Al fortalecer a las organizaciones de base y la gobernanza local, el fondo también ayuda a las comunidades indígenas a participar en el diseño de estrategias para su desarrollo y a perseguir sus propios objetivos y visiones.

La tierra no solo es fundamental para la superviviencia de los pueblos indígenas, como lo es para la mayoría de las poblaciones rurales, sino que es central para su identidad.

“Tienen una profunda relación espiritual con sus territorios ancestrales. Además, cuando tienen un acceso seguro a la tierra, también tienen una base firme desde la cual mejorar su sustento”, subraya el FIDA.

Las comunidades indígenas y sus sistemas de conocimiento pueden desempeñar un papel vital en la conservación y en la gestión sostenible de los recursos naturales.



Potencial de las mujeres indígenas desaprovechado

El FIDA, también llamado “banco de los pobres” porque ofrece préstamos y créditos de bajo interés a comunidades rurales pobres, reconoce el potencial desaprovechado de las mujeres indígenas como administradoras de los recursos naturales y de la biodiversidad, como guardianas de la diversidad cultural y como agentes de paz e intermediarias en la mitigación de conflictos.

Sin embargo, las indígenas suelen estar entre los integrantes más desfavorecidos de sus comunidades por su limitado acceso a la educación, a los activos y a los créditos, así como a su exclusión de los procesos de decisión.

El FIDA es un organismo especializado de la ONU creado como institución financiera internacional en 1977, uno de los resultados más importantes de la Conferencia Mundial de la Alimentación de 1974, organizada para responder a la crisis alimentaria de principios de esa década y que afectó particularmente a los países africanos del Sahel.

En la conferencia mundial, los participantes convinieron que debía “crearse de inmediato un fondo internacional para financiar proyectos de desarrollo agrícola, principalmente destinados a la producción de alimentos en los países en desarrollo”.

Uno de los elementos más importantes derivados de la conferencia fue la comprensión de que las causas de la inseguridad alimentaria y de la hambruna no obedecían tanto a las malas cosechas, sino a problemas estructurales relacionados con la pobreza y al hecho de que la mayoría de las poblaciones pobres de los países en desarrollo se concentraban en zonas rurales.

Desde su creación, el FIDA invirtió 18.400 millones de dólares que beneficiaron a unas 464 millones de personas en áreas rurales.

Traducido por Verónica Firme
_________________________

Indigenous Peoples Lands Guard 80 Per Cent of World’s Biodiversity

By Baher Kamal


In much of the Andes, soil erosion is thought to be one of the most limiting factors in crop production. Soil is vulnerable to erosion where it is exposed to moving water or wind and where conditions of topography or human use decrease the cohesion of the soil. ©IFAD/ Juan I. Cortés

ROME, Feb 9 2017 (IPS) - They are more than 370 million self-identified peoples in some 70 countries around the world. In Latin America alone there are over 400 groups, each with a distinct language and culture, though the biggest concentration is in Asia and the Pacific– with an estimated 70 per cent. And their traditional lands guard over 80 per cent of the planet’s biodiversity.


They are the indigenous peoples.

They have rich and ancient cultures and view their social, economic, environmental and spiritual systems as interdependent. And they make valuable contributions to the world’s heritage thanks to their traditional knowledge and their understanding of ecosystem management.

“But they are also among the world’s most vulnerable, marginalized and disadvantaged groups. And they have in-depth, varied and locally rooted knowledge of the natural world, “says the Rome-based International Fund for Agriculture Development (IFAD).

“Unfortunately, indigenous peoples too often pay a price for being different and far too frequently face discrimination,” the Fund, which hosts on Feb 10 and 13 on Rome the Global Meeting of the Indigenous People Forum in the Italian capital.

During this biennial meeting, the United Nations specialised agency will bring together representatives of Indigenous Peoples’ Organisations from across the world, as well as leaders of partner bodies to engage in a direct dialogue and improve participation of indigenous peoples in the Fund’s country programmes.


Credit: IFAD

Over the centuries, the Indigenous peoples “have been dispossessed of their lands, territories and resources and, as a consequence, have often lost control over their own way of life. Worldwide, they account for 5 per cent of the population, but represent 15 per cent of those living in poverty.”

One of the most effective ways to enable indigenous peoples to overcome poverty, it adds, is to support their efforts to shape and direct their own destinies, and to ensure that they are the co-creators and co-managers of development initiatives.

Rights of Indigenous Peoples

The United Nations Declaration on the Rights of Indigenous Peoples, adopted by the General Assembly on Sep. 13, 2007, establishes a universal framework of minimum standards for the survival, dignity, well-being and rights of the world’s indigenous peoples.

The Declaration addresses individual and collective rights; cultural rights and identity; and rights to education, health, employment and language. And it outlaws discrimination against indigenous peoples and promotes their full and effective participation in all matters that concern them.

It also ensures their right to remain distinct and to pursue their own priorities in economic, social and cultural development. The International Day of the World’s Indigenous Peoples is observed on Aug. 9 every year.

Announcing the Forum, IFAD noted that it has more than 30 years of experience working with indigenous peoples. In fact, since 2003, an average of about 22 per cent of the Fund’s annual lending has supported initiatives for indigenous peoples, mainly in Asia and Latin America.

Since 2007, it has administered the Indigenous Peoples Assistance Facility (IPAF). Through small grants of up to 50,000 dollars, it supports the aspirations of indigenous peoples by funding micro-projects that strengthen their culture, identity, knowledge, natural resources, and intellectual-property and human rights.

To help translate policy commitments into action, it has established an Indigenous Peoples’ Forum that promotes a process of dialogue and consultation among indigenous peoples’ organisations, IFAD staff and member states.

The Fund empowers communities to participate fully in determining strategies for their development and to pursue their own goals and visions by strengthening grass-roots organisations and local governance.

Land is not only crucial to the survival of indigenous peoples, as it is for most poor rural people – it is central to their identities, the Fund reports. “They have a deep spiritual relationship to their ancestral territories. Moreover, when they have secure access to land, they also have a firm base from which to improve their livelihoods.”

According to this international Fund, indigenous peoples and their knowledge systems have a special role to play in the conservation and sustainable management of natural resources.


The first global meeting of the Indigenous Peoples’ Forum at IFAD was held in Rome on 11-12 February 2013. ©IFAD/Giulio Napolitano


Indigenous Women’s Untapped Potential

The also named “bank of the poorest” as it provides grants and low-interest credits to the poorest rural communities, recognises indigenous women’s untapped potential as stewards of natural resources and biodiversity, as guardians of cultural diversity, and as peace brokers in conflict mitigation.

Nonetheless, it says, indigenous women are often the most disadvantaged members of their communities because of their limited access to education, assets and credit, and their exclusion from decision-making processes.

This ‘bank of the poorest’ is a specialised agency of the United Nations, which was established as an international financial institution in 1977, being one of the major outcomes of the 1974 World Food Conference, which was organised in response to the food crises of the early 1970s that primarily affected the Sahelian countries of Africa.

That world conference resolved that “an International Fund for Agricultural Development should be established immediately to finance agricultural development projects primarily for food production in the developing countries.”

One of the most important insights emerging from the Conference was that the causes of food insecurity and famine were not so much failures in food production but structural problems relating to poverty, and to the fact that the majority of the developing world’s poor populations were concentrated in rural areas.

Since its creation, IFAD invested 18.4 billion dollars to help 464 million rural poor people.

sábado, 28 de enero de 2017

Se prepara décimo aniversario de la Declaración de Naciones Unidas


Se prepara décimo aniversario de la Declaración de Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas

Naciones Unidas. Septuagésimo primer período de sesiones. Tercera Comisión

La Asamblea General

Recordando

todas sus resoluciones pertinentes y las resoluciones del Consejo de Derechos Humanos y del Consejo Económico y Social relativas a los derechos de los pueblos indígenas,

Reafirmando

el documento final de la reunión plenaria de alto nivel de la Asamblea General conocida como Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas, celebrada en Nueva York los días 22 y 23 de septiembre de 2014, en el que los Jefes de Estado y de Gobierno, ministros y representantes de los Estados Miembros reiteraron la importante función que desempeñan permanentemente las Naciones Unidas en la promoción y protección de los derechos de los pueblos indígenas, recordando el proceso preparatorio inclusivo de la reunión plenaria de alto nivel, en particular la amplia participación de representantes de los pueblos indígenas, y acogiendo con beneplácito y reafirmando los compromisos asumidos, las medidas adoptadas y los esfuerzos desplegados por los Estados,, el sistema de las Naciones Unidas, los pueblos indígenas y otros agentes en relación con su aplicación,

Alentando

a que los pueblos indígenas participen activamente en la aplicación del documento final de la reunión plenaria de alto nivel de la Asamblea General conocida como Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas, en particular en los planos regional y mundial,

Acogiendo con beneplácito la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, destacando la necesidad de velar por que nadie se quede atrás,en particular los pueblos indígenas, que se beneficiarán de la Agenda y participarán en su aplicación, y

alentando a los Estados Miembros a que tengan debidamente en cuenta todos los derechos de los pueblos indígenas en la aplicación de la Agenda 2030,

Acogiendo con beneplácito también la resolución 33/25 del Consejo de Derechos Humanos, de 30 de septiembre de 2016, en la que se modificó el mandato del Mecanismo de Expertos sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, que proporcionará al Consejo conocimientos especializados y asesoramiento sobre los derechos de los pueblos indígenas enunciados en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, y prestará a los Estados Miembros que lo soliciten asistencia para alcanzar los fines de la Declaración promoviendo, protegiendo y haciendo efectivos los derechos de los pueblos indígenas,

Reafirmando la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, que trata de sus derechos individuales y colectivos,

Destacando la importancia de promover y tratar de lograr los objetivos de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas también con la cooperación internacional para apoyar los esfuerzos realizados a nivel nacional y regional con el propósito de alcanzar los fines de la Declaración, incluidos el derecho de los pueblos indígenas a conservar y reforzar sus propias instituciones políticas, jurídicas, económicas, sociales y culturales y su derecho a participar plenamente, si así lo eligen, en la vida política, económica, social y cultural del Estado,

Acogiendo con beneplácito los Primeros Juegos Mundiales de los Pueblos Indígenas, celebrados en Palmas (Brasil) del 23 de octubre al 1 de noviembre de 2015, con la participación de atletas indígenas de más de 20 países, así como los Segundos Juegos, que se celebrarán en el Canadá en 2017, y reconociendo que estos Juegos constituyen una celebración de la diversidad de expresiones culturales y sociales de los pueblos indígenas,

Reconociendo que la violencia contra las mujeres y las niñas indígenas repercute negativamente en su disfrute de los derechos humanos y las libertades fundamentales y limita seriamente la participación plena, efectiva y en condiciones de igualdad de las mujeres en la sociedad, la economía y la toma de decisiones políticas, y, a este respecto, recordando la resolución 32/19 del Consejo de Derechos Humanos, de 1 de julio de 2016, titulada “Acelerar los esfuerzos para eliminar la violencia contra la mujer: prevención de la violencia contra las mujeres y las niñas, incluidas las mujeres y las niñas indígenas, y respuesta a este fenómeno”, en la que se atrae una mayor atención a esta cuestión,

Expresando preocupación por el hecho de que, en algunos casos, las tasas de suicidio en las comunidades de pueblos indígenas, en particular los jóvenes y niños indígenas, son considerablemente más altas que las de la población en general,

Profundamente preocupada por el gran número de lenguas, en particular lenguas indígenas, que corren el peligro de desaparecer, y destacando que, pese a los esfuerzos que se siguen realizando en esta materia, existe una necesidad urgente de conservar, promover y revitalizar las lenguas en peligro de extinción,

Reconociendo la importancia que reviste para los pueblos indígenas el poder revitalizar, utilizar, fomentar y transmitir a las generaciones futuras sus historias, idiomas, tradiciones orales, filosofías, sistemas de escritura y literaturas,

Teniendo presente la importancia de promover el respeto de los derechos de los niños indígenas, en particular de luchar contra las peores formas de trabajo infantil, de conformidad con el derecho internacional, incluidas las obligaciones pertinentes del derecho de los derechos humanos y el derecho laboral internacional,

Teniendo presente también la importancia de empoderar a las mujeres y los jóvenes indígenas y desarrollar su capacidad, incluida su participación plena y efectiva en los procesos de adopción de decisiones sobre los asuntos que les conciernen directamente, como, cuando corresponda, las políticas, los programas y los recursos dirigidos a mejorar el bienestar de las mujeres y los jóvenes indígenas, en particular en los ámbitos de la salud, la educación, el empleo y la transmisión de los conocimientos, los idiomas y las prácticas tradicionales, y la importancia de adoptar medidas para promover el conocimiento y la comprensión de sus derechos,

Reconociendo la importancia del acceso a la justicia para la promoción y protección de los derechos de los pueblos y las personas indígenas y la necesidad de examinar y adoptar medidas para eliminar los obstáculos que entorpecen el acceso a la justicia, especialmente de las mujeres y los jóvenes indígenas y los indígenas con discapacidad,

Subrayando la responsabilidad de las empresas transnacionales y de otro tipo de respetar todos los derechos humanos, las leyes y los principios internacionales aplicables y de operar con transparencia y de manera responsable desde el punto de vista social y ambiental, y poniendo de relieve la necesidad de abstenerse de afectar negativamente al bienestar de los pueblos indígenas y de seguir adoptando medidas en materia de responsabilidad y rendición de cuentas de las empresas, entre otras cosas para prevenir los abusos de los derechos humanos, mitigar sus efectos y ofrecer reparación por ellos,

Reconociendo el valor y la diversidad de las culturas y la forma de organización social de los pueblos indígenas y los conocimientos tradicionales holísticos que poseen de sus tierras, recursos naturales y medio ambiente,

Reconociendo también la importancia que tienen las prácticas agrícolas tradicionales sostenibles, como los sistemas tradicionales de suministro de semillas, así como el acceso al crédito y otros servicios financieros, a los mercados, a la seguridad de la tenencia de la tierra, a la atención de la salud, a los servicios sociales, a la educación, a la capacitación, a los conocimientos y a las tecnologías apropiadas y asequibles, incluidos el regadío eficaz, la reutilización del agua residual tratada y la captación y el almacenamiento de agua, para los pueblos indígenas y otras personas que viven en zonas rurales,

Reconociendo además la importancia de facilitar los medios de subsistencia de los pueblos indígenas, lo que puede lograrse, entre otras cosas, mediante el reconocimiento de sus tradiciones, la adopción de políticas públicas adecuadas y el empoderamiento económico,

Reconociendo que el empoderamiento, la inclusión y el desarrollo económicos de los pueblos indígenas, entre otras cosas mediante el establecimiento de empresas que sean de su propiedad, puede permitirles mejorar su participación en los ámbitos social, cultural, civil y político, alcanzar una mayor independencia económica y generar comunidades más sostenibles y resilientes, y observando la contribución de los pueblos indígenas a la economía en general,

Preocupada por las enormes desventajas que han afrontado normalmente los pueblos indígenas, que se reflejan en toda una serie de indicadores sociales y económicos, y por los obstáculos que les impiden disfrutar plenamente de sus derechos,

Destacando la necesidad de prestar atención especial a los derechos y las necesidades especiales de las mujeres, los niños, los jóvenes, las personas de edad y las personas con discapacidad indígenas, como se establece en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, incluso en el proceso de proteger y promover su acceso a la justicia,

Observa con aprecio la labor del Mecanismo de Expertos sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas y de la Relatora Especial del Consejo de Derechos Humanos sobre los derechos de los pueblos indígenas, toma nota de su informe, y alienta a todos los Gobiernos a que respondan favorablemente a sus solicitudes de visita;

Insta a los Gobiernos y el sistema de las Naciones Unidas a que, en consulta y cooperación con los pueblos indígenas por medio de sus representantes e instituciones, continúen aplicando medidas a nivel nacional, incluidas medidas legislativas, de política y administrativas, cuando proceda, para alcanzar los fines de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y para promover su conocimiento en todos los sectores de la sociedad, incluso entre los integrantes de los órganos legislativos, el poder judicial y la administración pública y entre los pueblos indígenas, e invita a las organizaciones internacionales y regionales, en el marco de sus respectivos mandatos, las instituciones nacionales de derechos humanos, donde estas existan, la sociedad civil, incluidas las organizaciones no gubernamentales, y otros agentes pertinentes a que contribuyan a esos esfuerzos;

Recalca la importancia de aplicar el documento final de la reunión plenaria de alto nivel de la Asamblea General conocida como Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas y reitera el compromiso de los Estados Miembros de cooperar con los pueblos indígenas, por medio de sus propias instituciones representativas, para definir y poner en práctica planes de acción, estrategias u otras medidas nacionales, según corresponda, para alcanzar los fines de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas;

Alienta a los Estados Miembros a tener debidamente en cuenta todos los derechos de los pueblos indígenas al cumplir los compromisos contraídos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y elaborar programas nacionales;

Reafirma la decisión de convocar una reunión de alto nivel con motivo del décimo aniversario de la aprobación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, que se celebrará en 2017 durante su septuagésimo primer período de sesiones, en la que se hará balance de los logros cosechados en los últimos diez años, se evaluarán los desafíos pendientes para los derechos de los pueblos indígenas y se examinará también el seguimiento ulterior de la Declaración, incluida la posibilidad de proclamar un tercer decenio internacional;

Solicita al Presidente de la Asamblea General que adopte las disposiciones necesarias para la celebración de la reunión de alto nivel que se llevará a cabo durante el 16º período de sesiones del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, en 2017, alienta a que participen en ella los Estados Miembros, el sistema de las Naciones Unidas, en particular el Foro Permanente, el Mecanismo de Expertos, la Relatora Especial, así como representantes, instituciones y organizaciones de los pueblos indígenas, de conformidad con la práctica establecida para su acreditación, y alienta a los Estados Miembros a que den difusión a este acto;

Alienta a los Estados a organizar actividades para conmemorar el décimo aniversario de la aprobación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas a diversos niveles, desde el ámbito local hasta el nacional, en particular para concienciar al público sobre la Declaración, los progresos logrados y los retos que siguen existiendo;

Acoge con beneplácito el liderazgo asumido por el Secretario General y el Secretario General Adjunto de Asuntos Económicos y Sociales, en su calidad de alto funcionario del sistema de las Naciones Unidas encargado de elaborar un plan de acción de todo el sistema que asegure un enfoque coherente para lograr los fines de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, concienciar sobre los derechos de los pueblos indígenas y aumentar la coherencia de las actividades del sistema a este respecto, y alienta a los fondos, programas y organismos especializados del sistema de las Naciones Unidas, a los coordinadores residentes y a los equipos de las Naciones Unidas en los países a aplicar del plan de manera plenamente conforme con las necesidades y prioridades nacionales en materia de desarrollo;

Alienta a los Estados Miembros a trabajar para alcanzar las metas de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, a la luz del décimo aniversario de su aprobación;

Alienta a los Estados que todavía no han ratificado el Convenio sobre Pueblos Indígenas y Tribales, 1989 (Núm. 169), de la Organización Internacional del Trabajo, o que no se han adherido a él, a que consideren la posibilidad de hacerlo;

Insta a los Gobiernos y a las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales a que sigan haciendo contribuciones al Fondo de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para los Pueblos Indígenas, al Fondo Fiduciario para las Cuestiones Indígenas y a la Alianza de las Naciones Unidas con los Pueblos Indígenas, invita a las organizaciones indígenas y a las instituciones privadas y los particulares a que hagan lo propio, y señala la importancia de la accesibilidad, la rendición de cuentas, la transparencia y la distribución geográfica equilibrada en la gestión de esos fondos;

Decide seguir celebrando en Nueva York, Ginebra y otras oficinas de las Naciones Unidas el Día Internacional de los Pueblos Indígenas todos los años el 9 de agosto, solicita al Secretario General que respalde la celebración del Día dentro de los límites de los recursos existentes, y alienta a los Gobiernos a celebrarlo a nivel nacional;

Proclama el año que comenzará el 1 de enero de 2019 Año Internacional de las Lenguas Indígenas, a fin de llamar la atención sobre la grave pérdida de lenguas indígenas y la necesidad apremiante de conservarlas, revitalizarlas y promoverlas y de adoptar nuevas medidas urgentes a nivel nacional e internacional, e invita a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura a que actúe como organismo coordinador de las actividades del Año, en colaboración con otros organismos pertinentes y dentro del límite de los recursos disponibles;

Alienta a los Estados a que consideren la posibilidad de incluir en sus informes relativos a los pueblos indígenas y las mujeres información sobre los progresos realizados y las dificultades observadas en la aplicación de las resoluciones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer 49/7, de 11 de marzo de 2005, titulada “Las mujeres indígenas más allá del examen decenal de la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing”, y 56/4, de 9 de marzo de 2012, titulada “Las mujeres indígenas: agentes claves para la erradicación de la pobreza y el hambre”

Alienta también a los Estados a que consideren la posibilidad de incluir en los exámenes nacionales de carácter voluntario que presenten al foro político de alto nivel sobre el desarrollo sostenible y en los informes nacionales y mundiales información concerniente a los pueblos indígenas sobre los progresos realizados y las dificultades observadas en la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, teniendo presente lo dispuesto en los párrafos 78 y 79 de la Agenda 2030, y los alienta también a que compilen datos desglosados para medir los progresos y lograr que nadie se quede atrás;

Subraya la necesidad de intensificar los esfuerzos, en cooperación con los pueblos indígenas, para prevenir y eliminar todas las formas de violencia y discriminación contra las mujeres, los niños, los jóvenes, las personas de edad y las personas con discapacidad indígenas, y apoyar la adopción de medidas que garanticen su empoderamiento y su participación plena y efectiva en los procesos de adopción de decisiones a todos los niveles y en todas las esferas y eliminen los obstáculos estructurales y jurídicos que impiden su participación plena, efectiva y en condiciones de igualdad en la vida política, económica, social y cultural;

Reafirma la importancia de que haya una rendición de cuentas efectiva en relación con los actos de violencia contra las mujeres y las niñas indígenas, especialmente la violencia, el abuso y la explotación sexuales, y de adoptar medidas apropiadas para combatir dicha violencia;

Acoge con beneplácito la decisión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de incluir la cuestión del empoderamiento de las mujeres indígenas en el programa de su 61º período de sesiones como esfera prioritaria, y alienta a los Estados a que participen activamente en los debates que se celebren sobre esa cuestión;

Destaca la necesidad de reforzar el compromiso de los Estados y las entidades del sistema de las Naciones Unidas de incluir la promoción y protección de los derechos de los pueblos indígenas en las políticas y los programas de desarrollo a nivel nacional, regional e internacional, y los alienta a tener debidamente en cuenta los derechos de los pueblos indígenas en el empeño por cumplir los objetivos de la Agenda 2030;

Invita al Mecanismo de Expertos, el Foro Permanente y la Relatora Especial a que, en el marco de sus mandatos, tengan debidamente en cuenta los derechos de los pueblos indígenas en lo que respecta a la implementación de la Agenda 2030;.

Alienta a los Gobiernos a que redoblen los esfuerzos para combatir las peores formas de trabajo infantil, tanto en la legislación como en la práctica, en el contexto del respeto de los derechos humanos de los niños indígenas, incluso mediante la cooperación internacional, según proceda;

Alienta a los Estados y las entidades del sistema de las Naciones Unidas a que refuercen la cooperación internacional, entre otras cosas para subsanar las desventajas que afrontan los pueblos indígenas, y a que incrementen la cooperación técnica y la asistencia financiera a este respecto;

Alienta a la Organización Mundial de la Salud, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y otros organismos, fondos y programas competentes de las Naciones Unidas a que, con arreglo a sus mandatos, lleven a cabo investigaciones y reúnan pruebas sobre la prevalencia del suicidio entre los jóvenes y niños indígenas y sobre las buenas prácticas de prevención y a que estudien la posibilidad de elaborar, según corresponda y en cooperación con los Estados Miembros, estrategias o políticas que estén en consonancia con las prioridades nacionales para combatir ese problema, incluso mediante la celebración de consultas con los pueblos indígenas, en particular con las organizaciones de jóvenes indígenas;

Reafirma su solicitud al Presidente de la Asamblea General de que celebre, dentro de los límites de los recursos existentes, consultas oportunas, inclusivas, representativas y transparentes con los Estados Miembros, representantes e instituciones de los pueblos indígenas de todas las regiones del mundo y los mecanismos competentes de las Naciones Unidas sobre las posibles medidas necesarias, incluidas las disposiciones de procedimiento e institucionales y los criterios de selección, para facilitar la participación de representantes e instituciones de los pueblos indígenas en las reuniones de los órganos competentes de las Naciones Unidas sobre los asuntos que les conciernen;

Reafirma también el compromiso adoptado por la Asamblea General en la Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas de examinar la forma de hacer posible la participación de representantes e instituciones de los pueblos indígenas en las reuniones de los órganos pertinentes de las Naciones Unidas sobre los asuntos que les conciernen y, a este respecto, toma nota con aprecio de la labor llevada a cabo hasta el momento, bajo la dirección del Presidente de la Asamblea General en su septuagésimo período de sesiones, para preparar una recopilación de las opiniones presentadas durante las consultas, incluso sobre las buenas prácticas de las Naciones Unidas en lo que respecta a la participación de los pueblos indígenas, que constituirán la base de un proyecto de documento que la Asamblea finalizará y aprobará en su septuagésimo primer período de sesiones;

Decide seguir examinando la cuestión en su septuagésimo segundo período de sesiones, en relación con el tema titulado “Derechos de los pueblos indígenas”, y mantener en su programa provisional el subtema titulado “Seguimiento del documento final de la reunión plenaria de alto nivel de la Asamblea General conocida como Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas”.